Información relacionada


¿Qué es la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas?

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas (también conocida como fiebre manchada de las Montañas Rocosas) es una infección bacteriana que puede propagarse a través de la picadura de garrapatas. Es una enfermedad grave, pero puede curarse con medicamentos si se detecta cuando recién aparece. A pesar de su nombre, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas puede afectar a personas de cualquier lugar de Estados Unidos. También puede afectar a personas en otras partes de Norteamérica y en Sudamérica.

¿Cuáles son las causas de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas?

Es causada por una bacteria llamada Rickettsia rickettsii Ciertos tipos de garrapatas pueden ser portadoras de esta bacteria. Las personas pueden contraer la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas si las picó una garrapata infectada.

¿Cuáles son los síntomas de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas?

Los síntomas suelen aparecer dentro de las 2 semanas siguientes a la infección. Incluyen, por ejemplo, lo siguiente:

  • Fiebre

  • Sarpullido sin comezón

  • Dolor de cabeza o confusión

  • Dolor de los músculos y las articulaciones

  • Náuseas con o sin vómito

  • Dolor abdominal y falta de apetito (se ve con más frecuencia en los niños)

El sarpullido es un síntoma muy común de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, pero algunas personas infectadas pueden no presentar sarpullido ni erupciones de ningún tipo. Si el sarpullido aparece, suele ser al cabo de unos pocos días. Puede verse como manchas rojas pequeñas y planas en los tobillos y las muñecas. Luego, pueden propagarse al torso, a las palmas de las manos y las plantas de los pies. Con el tiempo, el sarpullido puede empeorar y verse como manchas rojizas o púrpuras más grandes.

¿Cómo se trata la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas?

Se trata con antibióticos. Estos medicamentos pueden matar las bacterias y eliminar la infección. Asegúrese de tomar los antibióticos que le hayan recetado exactamente como le hayan indicado y hasta que se terminen. No deje de tomar los medicamentos, aun si los síntomas desaparecen. Si sus síntomas son graves, puede que deban tratarlo en el hospital.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas?

Si no se trata desde un principio, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas puede dañar los vasos sanguíneos. Esto puede producirle problemas graves, como los siguientes:

  • Sangrado y coágulos de sangre.

  • Daño en los órganos internos, como en el cerebro, el corazón, los pulmones y los riñones.

  • Muerte de tejido en los dedos de las manos y los pies, o en las extremidades (brazos y piernas). El tratamiento para esto puede ser la amputación.

  • Muerte.

¿Cómo puedo prevenir la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas?

Para ayudar a reducir el riesgo de tenerla, haga lo siguiente:

  • Use ropa de mangas largas y pantalones largos cuando esté al aire libre, especialmente cuando las garrapatas están más activas en la zona donde vive. A menudo, esto ocurre en los meses de abril a octubre.

  • Use repelente de garrapatas en la ropa o la piel. Esto puede ayudar a prevenir la picadura de garrapatas.

  • Revísese la piel para ver si tiene garrapatas, en especial, después de haber estado en áreas con mucho pasto o madera. Si encuentra una garrapata, sáquela completamente, incluida la cabeza. Luego, desinféctese la piel, lávese las manos y llame a su proveedor de atención médica.

  • Si tiene una mascota que ande al aire libre, revísela frecuentemente para ver si tiene garrapatas. Sáquele todas las que le encuentre.

Cuándo debo llamar a mi proveedor de atención médica

La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas siempre debe ser tratada por un proveedor de atención médica.  Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si tiene cualquiera de estos síntomas después de una picadura de garrapata:

  • Fiebre

  • Sarpullido sin comezón

  • Dolor de cabeza o confusión

  • Dolor de los músculos y las articulaciones

  • Náuseas con o sin vómito

  • Dolor abdominal y falta de apetito (se ve con más frecuencia en los niños)

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell