Información relacionada


Cómo tratar el dolor posquirúrgico en su casa

Es normal que sienta dolor después de la cirugía. Sepa que tiene derecho a recibir tratamiento por ese dolor. Controlar el dolor lo ayudará a recuperarse antes. Tener menos dolor significa que podrá estar activo más rápidamente. También significa que el cuerpo y la mente se estresarán menos, lo que ayudará a que su cuerpo se sane. Cuando llegue a casa después de la cirugía, incluso si es el mismo día, deberá ocuparse de controlar el dolor.

¿Qué es el dolor posquirúrgico?

Sentir dolor después de una cirugía (dolor posquirúrgico) es normal. El grado de dolor que sienta dependerá de la cirugía. Su uso de los medicamentos analgésicos y su sensibilidad al dolor también son factores que influyen. Cada persona siente el dolor de manera diferente. Por eso, intente no comparar su dolor con el de otra persona. Su equipo de atención médica necesitará saber cómo se siente usted. Sea honesto. Si siente dolor, dígalo.

Cómo se evalúa su dolor

Una escala de dolor lo ayuda a calificar la intensidad del dolor (qué tan fuerte lo siente). En esta escala, 0 significa sin dolor y 10 significa el peor dolor posible. Las escalas del dolor no se usan para comparar su dolor con el de otra persona. Se usan solo para medir el dolor y los cambios que usted siente en su propio dolor. Debería calificar su dolor con una frecuencia de unas pocas horas. Tenga en cuenta que quizás sienta algo de dolor, incluso aunque tome medicamentos. Es importante que le diga a su proveedor de atención médica si los medicamentos no le reducen el dolor. Asegúrese de mencionar si el dolor aumenta o cambia de repente. 

Escala de dolor.

Su recuperación

Si la cirugía fue ese mismo día, es posible que durante las primeras horas en casa se sienta adormecido o cansado por los medicamentos que le administraron. A medida que se va yendo el efecto de los métodos que se usaron durante la cirugía para controlar el dolor, el dolor puede sentirse más fuerte. Por eso, no se saltee ninguna dosis del medicamento recetado. Programe una alarma o haga que alguien le recuerde cuando sea el momento de tomar su medicamento. Durante este tiempo, intente descansar, incluso aunque se sienta bastante bien. Durante las primeras 24 horas, el personal de enfermería o un proveedor de atención médica probablemente llamará para preguntar cómo se siente.

Medicamentos para el dolor

Los medicamentos pueden ayudar a bloquear el dolor, reducir la inflamación y controlar los problemas relacionados. Puede que le den más de un medicamento para tratar su dolor. También puede ser necesario cambiar de medicamento a medida que el dolor va disminuyendo o para evitar los efectos secundarios. 

Los analgésicos pueden administrarse en varias formas: con una inyección, por la boca, en forma de parche, crema o ungüento o en forma de supositorio.

Medicamentos

Acción

Posibles efectos secundarios

Medicamentos antinflamatorios no esteroides (AINE)

Reducen el dolor de leve a moderado. También ayudan a reducir la inflamación.

Náuseas, problemas digestivos y de estómago, problemas de riñones y del hígado. Ciertos AINE pueden aumentar el riesgo cardiovascular en algunos pacientes.

Opioides (morfina y medicamentos similares también llamados narcóticos)

Reducen el dolor de moderado a intenso.

Náuseas, vómito, picazón, somnolencia, estreñimiento, respiración superficial o más lenta.

Otros calmantes (analgésicos)

Reducen el dolor de leve a intenso.

Estreñimiento, náuseas, mareos, somnolencia, problemas de riñones y del hígado.

Medicamentos para evitar las convulsiones (anticonvulsivos)

Controlan el dolor relacionado con los nervios.

Somnolencia, mareos, problemas del hígado.

Medicamentos para la depresión (antidepresivos)

Controlan el dolor crónico.

Boca seca, somnolencia, mareos, estreñimiento.

Alivio no farmacológico del dolor

Los medicamentos no son la única forma de controlar el dolor después de una cirugía. 

Puede usar hielo para ayudar a reducir la inflamación y el dolor. Use una compresa fría o una bolsa de cubos de hielo envueltas en un paño delgado. Nunca coloque el hielo directamente sobre la piel. Use el hielo durante un máximo de 20 minutos a la vez, cada 3 o 4 horas. 

También puede reducir la inflamación y el dolor si mantiene la zona operada por encima del nivel de su corazón en lo posible. Eso ayuda a que la sangre y demás líquidos drenen de esa zona. 

También puede usar técnicas de relajación para reducir el dolor. Pruebe con las siguientes técnicas:

  • Visualización o imágenes guiadas. Debe imaginarse en un lugar tranquilo y silencioso para que lo ayude a alejar su mente del dolor.

  • Relajación corporal progresiva. Comenzando por los pies, apriete y luego afloje los músculos. Vaya haciendo esto por todo el cuerpo, hasta llegar al cuello y a la cara.

  • Respiración profunda. Tome aire profundamente y contenga la respiración por unos segundos. Luego, suelte el aire lentamente para que lo ayude a relajar el cuerpo. 

Consejos para mantener el dolor bajo control

  • Dele al analgésico tiempo para actuar. La mayoría de los calmantes que se toman por boca toman al menos entre 20 y 30 minutos para surtir efecto. Puede que alcancen su efecto máximo hasta transcurrida casi una hora. 

  • Tome los analgésicos en los horarios establecidos tal como le hayan indicado. No espere a que el dolor sea fuerte para tomarlos.

  • Descanse mucho. Tomar su medicamento por la noche puede ayudarlo a descansar bien.

  • Si se alivia, intente administrarse el medicamento con menos frecuencia o en dosis más pequeñas.

Consejos de seguridad para tomar medicamentos analgésicos

  • Hable con su proveedor de atención médica antes de la cirugía si le preocupa volverse adicto o tiene antecedentes de abuso de sustancias. Hablar con sinceridad puede protegerlo y garantizar que cuente con estrategias eficaces para controlar el dolor.

  • Dígale a su proveedor cuáles son todos los medicamentos que usa. Los medicamentos para el dolor pueden ser peligrosos si se los administra con otros medicamentos. Por ejemplo, no tome opioides con benzodiacepinas, como el alprazolam o el lorazepam. Si lo hace, podría causarle problemas graves de salud. Por ejemplo, somnolencia extrema, respiración lenta y la muerte.

  • Pregunte a su farmacéutico si necesita tomar el medicamento con comida o con leche para que no le cause malestar estomacal.

  • No rompa, triture ni corte por la mitad ningún medicamento de acción prolongada. Eso puede ser peligroso.

  • No tome más medicamento que el que le indicaron. Si su dolor no se alivia, llame a su proveedor de atención médica.

  • Intente unir el momento de tomar su medicamento a otra actividad, como vestirse o sentarse a la mesa para cenar.

  • El estreñimiento es un efecto secundario común de algunos calmantes. Comer frutas, verduras y otros alimentos ricos en fibra puede ayudar a combatirlo. Además, beba líquidos en abundancia. Tal vez su proveedor le recomiende un ablandador fecal.

  • No beba alcohol mientras tome medicamentos analgésicos. Eso puede hacer que se maree y que su respiración se vuelva muy lenta. Hasta puede ser mortal.

  • No conduzca si está tomando medicamentos analgésicos opioides.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame de inmediato a su proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • El dolor no se alivia o empeora.

  • No puede tomar los medicamentos analgésicos tal como se los recetaron.

  • Ha experimentado efectos secundarios graves, como problemas respiratorios, dificultades para despertarse, mareos, confusión o mucho estreñimiento.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.
Powered by Krames Patient Education - A Product of StayWell